Son las 8:15 de la mañana y mi hermano está durmiendo. Yo mientras, empecé a ducharme, el agua estaba muy caliente así que le di al grifo para que se pusiera más fría. El agua se deslizaba lentamente por mi cuerpo, cuando de pronto cae un trueno a pocos metros de la casa. Ha sido muy fuerte y me he asustado mucho. Mi hermano se despierta con el sonido y empieza a gritar.
— Hermanita, tengo miedo.
–– Tranquilo que sólo ha sido un trueno, vuélvete a dormir que todavía es pronto, ya te llamaré para que te vayas preparando. Yo voy a desayunar.
Estoy desayunando tranquilamente cuando de pronto el perro se despierta y empieza a ladrar. Es un ladrido intenso y muy continuado, por lo que no había quién dormiría.
— ¡Menuda manera de empezar el día, Tobi! ¡cállate!
— ! Waise levántate a desayunar, ahora enseguida vengo, voy a sacar a Tobi!

Anuncios